Blog

Artículos de interés

La salud mental y el covid19

El mundo está viviendo un momento muy difícil. El covid19 aún no tiene vacuna, y su afección alcanza más allá que el ámbito de la salud física. En Panamá llevamos muchos meses en cuarentena. Muchas personas se han contagiado, muchos comercios han cerrado sus puertas, muchos niños están sin poder recibir su educación, muchas personas han perdido su ingreso. Las pérdidas son incontables.

El cerebro humano (y con él, el resto del cuerpo) está diseñado para sobrevivir. Nuestro cerebro está programado para captar la más pequeña señal de amenaza, y a la orden para desplegar el mecanismo de supervivencia. Este mecanismo es como el SWAT del cuerpo: los “big guns”. Es un despliegue de hormonas y químicos desde el cerebro, por nuestra sangre, a todos nuestros órganos, que nos dejan listos para pelear por nuestra vida. ¿Has escuchado de casos en que alguien levanta un carro para salvar a su hijo? Eso es.

El mecanismo de supervivencia siempre está con nosotros, pero no está supuesto a estar activado todo el tiempo. Como el SWAT, o los bomberos; están de turno, pero no están con todo el equipo y montados en el camión, hasta que haya una llamada. Defender la vida requiere un esfuerzo enorme, y gasta muchos recursos físicos y mentales. A nivel físico la respiración se acorta, la visión se vuelve más estrecha, los sentidos se alteran, el ritmo cardiaco sube, la digestión se paraliza. A nivel mental la concentración y la atención se acortan, el pensamiento y el razonamiento se entorpecen. Solo los circuitos necesarios para la acción rápida se agudizan; lo demás disminuye. 

Desde el principio, el discurso en torno al virus ha sido un discurso de guerra: “tenemos que luchar”, “vamos a vencer”, “el enemigo”, “vamos a salir de esta”. Lo que connota que hay una posibilidad de que no venzamos, que no salgamos; que seamos derrotados. Y lo peor, es que la implicación es que será nuestra propia culpa, por no “luchar”. Esto es un estado de terror. A la misma vez, adentro de la casa el temor es: ¿qué voy a comer? ¿Qué va a comer mi familia? ¿Cómo vamos a subsistir?

Lo que estamos viviendo se llama Trauma Complejo. Es trauma que ocurre repetida y acumulativamente, a lo largo de un periodo de tiempo, dentro de relaciones o contextos específicos. Sus efectos son profundos y de larga duración.

 

Y, ¿qué hago?

Hay que cuidarse, sí. Pero eso incluye cuidar la salud mental. El cuerpo no puede mantenerse en alarma constante, y salir ileso.

  • Cierra tu cerco de vulnerabilidad

Intenta tomar conciencia objetivamente, de tu riesgo. Sí, hay un virus, pero no es verdad que tu vida está en peligro activo en todo momento. No permitas que personas alarmistas, disfrazados de comunicadores y noticieros, te contagien.

  • Reconoce tus esfuerzos

Si estás siguiendo las recomendaciones de higiene, si te estás cuidando lo mejor que puedes, no estás desprotegido. Te tienes a ti.

  • Retoma el control de lo que puedas

El futuro es más incierto que nunca. No controlamos la cuarentena, no controlamos el virus, no controlamos si los demás salen. Pero podemos controlar como nos cuidamos, como nutrimos nuestra vida. Podemos controlar a qué le otorgamos nuestra atención. Hay cosas que puedes hacer; ¿cuáles son tus talentos?

  • Atiende tus necesidades

Solo tú sabes lo que es importante para ti. Aliméntate, mueve tu cuerpo, descansa, exprésate, ten una práctica espiritual.

 

Vivir no es solo sobrevivir. Necesitamos estar pendientes de nuestro bienestar de una manera integral y holística. No es momento para demostrar, de hacer esfuerzos extraordinarios. Al contrario. Es momento de recogerse y estar descansados para cuando sea hora de reconstruir.

 

Psicoterapia Integrativa

La Psicoterapia Integrativa adopta una actitud hacia la práctica de la psicoterapia que declara el valor inherente de cada …

La salud mental y el covid19

El mundo está viviendo un momento muy difícil. El covid19 aún no tiene vacuna, y su afección alcanza más allá que el …

¿Reinventarse o reconocerse?

Adaptarnos es ley para la supervivencia. El que no se adapta, perece. Como humanos, nuestra supervivencia también va ligada …